Nunca digas no puedo

Encuentro con el Poder Superior

   Siempre puedo hacer lo que necesito hacer, por la gracia, el amor y la fortaleza que Dios me da. Él nunca nos exige más de lo que somos capaces de dar, de lo que podemos soportar. No te dejes llevar por los problemas, no cuentes todo lo malo que te ocurre, con ello solo logras complicar la situación porque la mantienes viva y no la dejas ir. Deja tus preocupaciones al Señor y no te detengas, sigue adelante y ayuda a otros para que adquieran fuerzas, y la fe te permitirá confiar en el Señor. Nunca digas no puedo, tu siempre puedes y podrás; Él te presentará las alternativas que te ayudarán a conseguir soluciones.

   ¿Qué hacer ante cualquier circunstancia adversa? No te detengas, clama a nuestro Padre Celestial, no podemos dudar de las promesas que Él nos ha hecho, cuando nos dice que siempre estará a nuestro lado, atento a nuestro llamado para favorecernos en todo lo que sea necesario.

   Toda situación puede cambiar con la ayuda de Dios, todo problema, sin excepción: podemos dejar el alcohol, las drogas, liberarnos de cualquier problema, deudas, enfermedades, Él lo puede todo. Porque Dios no hizo a nadie así, y si caemos en esas tentaciones, también puso a nuestra disposición las herramientas necesarias para liberarnos de ellas, por eso debemos buscar su ayuda a través de terapias, psiquiatras, psicólogos, y otros. Hay cantidad de personas recuperadas de situaciones que nunca creyeron lograrlo.

   Nunca pienses que porque estas viejo, enfermo, con muchos problemas o preocupaciones, no puedes lograr tus sueños… Ten fe, el Señor es el amigo que nunca te abandonará, búscalo con fe, entrégale tus preocupaciones y olvida, Él todo lo puede y nos lo ha prometido, que estará dispuesto a atendernos cuando lo necesitemos, cuando se lo pidamos de corazón, el nunca nos abandona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *